Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Intro Mi musica Fotografia Enlaces Musica enlaces Deportes enlaces Arte e Historia enlaces Sobre mi Cultura y Viajes enlaces Odontologia Dentisblog Libro de Visitas Consejos de Salud Endodoncia ATM Noticias inicio nosolomuelas video Consulta online Fotografía 2 

Endodoncia

Web realizada por Juan F Martinez-Lage Azorin MMX. Yonchurecords.Yonchurose@hotmail.com.

La Endodoncia es la rama de la Odontología, que trata el interior del diente. En el interior de cada pieza dental existen una serie de cavidades o conductos por los que se distribuyen los vasos sanguíneos y las terminaciones nerviosas (pulpa) que nutren al diente y le aportan sensibilidad. La nutrición del diente le confiere además una mayor capacidad elástica. Cuando se produce una agresión en el diente, que puede deberse a caries profundas, traumatismos, fracturas o fisuras de los tejidos duros e incluso extensos o repetidos tratamientos dentales (tallados para fundas, empastes repetidos...), la pulpa o nervio puede verse afectada generándose un proceso degenerativo que la mayoría de veces comienza con una inflamación. El nervio que se siente agredido se inflama para reclutar células de defensa y alertar al organismo de que existe un problema. La inflamación del nervio se denomina pulpitis y suele asociarse a un aumento de sensibilidad ante determinados estímulos(frío, dulces...) en el menor de los casos, hasta aparecer un dolor que puede llegar a ser muy intenso y que irradia a cabeza, oido u otros lados de la boca, siendo a veces difícil localizar cuál es el diente culpable del dolor. La inflamación del nervio por contaminación bacteriana puede evolucionar hacia una necrosis (muerte de las células de la pulpa) y en ocasiones puede llegarse a este extremo sin experiencia de dolor previa. Cuando la infección causante de la necrosis trata de extenderse, busca las zonas de mayor facilidad para su escapada por lo que generalmente se acumula al final de la raíz dental produciendo un absceso que agrede a los tejidos de alrededor de la raiz (periápice) y se traduce en dolor al masticar (periodontitis apical). La evolución del absceso sin tratamiento puede dar lugar a un avance de las sustancias provenientes de la infección hacia el cuello, garganta o hacia los senos maxilares e incluso al cerebro, dando cuadros muy escandalosos con gran inflamación de la zona, dificultad al tragar, abrir la boca (trismus) e incluso dificultad respiratoria en procesos de diseminación infecciosa incontrolada y poco definida (celulitis), que son potencialmente graves.El endodoncista es el especialista en el tratamiento de este tipo de problemas cuando todavía son controlables.La endodoncia trata el interior de los conductos del diente cuando se producen este tipo de procesos infecciosos tratando de facilitar un estado en el que el organismo del paciente sea capaz de devolver un estado de salud y evitar la evolución de los procesos infecciosos asociados.Se trata de eliminar todos los restos producto de la agresión al diente, principalmente bacterias, restos pulpares, y ampliar los conductos del diente con el fin de posteriormente rellenarlos y conseguir un sellado que impida una nueva infección de los mismos.

El microscópio dental en endodoncia. La utilización de un microscopia para la realización de tratamientos de endodoncia, no es indispensable, pero si permite obtener una magnificación de un área de trabajo que es muy pequeña. lo que facilita la resolución de casos más complejos, aumentando la visibilidad, asi como la resolución de diversos accidentes que pueden suceder durante el acto clínico, como rotura de instrumentos de pequeño calibre y difíciles de recuperar. El microscopio es una herramienta más de trabajo que puede ayudar a obtener la excelencia en los tratamientos endodónticos más complejos.

Cirugía periapical. A pesar de todos nuestros esfuerzos, en ocasiones las lesiones que se producen a consecuencia de los procesos infecciosos mencionados, no terminan de curar. La labor del endodoncista es facilitar los medios para que el organismo del paciente realice los procesos adecuados para su curación. Salvando las diferencias, es algo así como escayolar un pie con una lesión, finalmente esa lesión cura si se siguen los cuidados recomendados, y tras el paso del tiempo, las mejores o peores condiciones del paciente y el grado de lesión. En ocasiones, tras repetidos fracasos de una endodoncia convencional, es necesario realizar una cirugía para acceder a la lesión que se encuentra alrededor de la raíz del diente afectado para eliminarla y así conseguir devolver la salud a nuestros dientes. Llegar a este punto, no tiene porque ser consecuencia de un tratamiento mal realizado, y ser simplemente un fracaso por la imposibilidad de eliminar todos los componentes infecciosos debido a una anatomía compleja del sistema de conductos de la pieza. En otras ocasiones se prefiere realizar la cirugía para evitar cambiar prótesis de cerámica, que estan bien adaptadas, cuando una endodoncia fracasa. De esta manera podemos acceder a la lesión desde el ápice sin tener que volver a cambiar las prótesis. Debe ser no obstante, el clínico el que valore la viabilidad de los dientes una vez han sido sometidos a continuos tratamientos, para establecer si es adecuada la cirugía apical, o sería preferible realizar un tratamiento con implantes.

Endodoncia