Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Intro Mi musica Fotografia Enlaces Musica enlaces Deportes enlaces Arte e Historia enlaces Sobre mi Cultura y Viajes enlaces Odontologia Dentisblog Libro de Visitas Consejos de Salud Endodoncia ATM Noticias inicio nosolomuelas video Consulta online Fotografía 2 

Consejos de Salud

CONSEJOS DE SALUD

¿Qué es la avulsión dentaria?En ocasiones tras una caída o golpe, uno o varios dientes pueden saltar fuera de su lugar en la boca. Es lo que se conoce como avulsión dentaria.¿Qué debo hacer?Ante un caso de traumatismo con avulsión dentaria, la rapidez y eficacia de su actuación podrá ser fundamental para salvar el diente o los dientes involucrados. El tiempo que transcurra es de vital importancia. Lo primero que deberá de hacer, es respirar profundo y calmarse, y por supuesto transmitir esa tranquilidad al niño. Dependiendo de la magnitud del golpe, obviamente el salvar el diente tendrá mayor, menor o ninguna importancia. Los traumatismos en boca suelen ser muy escandalosos en cuanto a que puede producirse un sangrado importante. Si tiene cualquier duda sobre la existencia de algún daño de mayor gravedad, no lo dude y lleve a su hijo a un servicio de urgencias, lo del diente ocuparía un segundo plano. Si existe sangrado por el oído puede ser un signo de afectación potencialmente grave.En casos en que no exista duda de que el traumatismo no es de importancia para la salud general del niño, deberá actuar de la siguiente manera:-Recoja el diente avulsionado procurando no tocar la raíz (sujételo por la corona, que es la parte que habitualmente se ve).-Si es posible, en el momento límpielo de manera suave con un chorro de suero fisiológico o agua, sin frotar y sin usar jabones o demás productos; solo un ligero chorreo.-No olvide que la rapidez con que se reimplante el diente será fundamental para un pronóstico favorable de ese diente. Recoloque el diente en su posición habitual y acuda de urgencias a su dentista. El diente suele encajar en una sola posición por lo que la recolocación puede ser más sencilla de lo que imagina.-Si no puede recolocarlo, deberá acudir antes de una hora a su dentista.-El diente deberá conservarse en un vaso de leche (mejor entera) o en su defecto en suero. Si no puede acceder a ninguno de estos medios, colóquelo dentro de la boca, junto a la mejilla del niño. El diente debe de estar húmedo.-En la consulta dental tratarán de salvar el diente recolocándolo, ferulizándolo (uniéndolo a dientes vecinos para disminuir su movilidad), y se le prescribirá dieta blanda, antiinflamatorios y probablemente algún tratamiento antibiótico si fuera necesario. Las visitas de revisión servirán para determinar la necesidad de tratamientos posteriores.

Web realizada por Juan F Martinez-Lage Azorin MMX. Yonchurecords.Yonchurose@hotmail.com.

Avulsion Dental

EL embarazo y la lactancia suponen un periodo de tiempo que por muchos motivos es especial para la mujer. Se trata de una época de la vida donde los sentimientos de ternura, cariño y protección adquieren un sentido único. Es sin duda una vivencia excepcional. Sumado a este aumento de las sensibilidades maternas y familiares, se producen en la madre una serie de modificaciones metabólicas y fisiológicas que se suman al considerable aumento de peso, como alteraciones cardiovasculares: con aumento de la tensión, frecuencia cardiaca (ritmo), posibilidad de aparición de varices en piernas, fatiga, caídas de tensión con los cambios posturales bruscos (hipotensión ortostática)…etc. Todos ellos se viven en mayor o menor medida según cada persona en particular. De sobra es conocido que los cambios hormonales que sufre la mujer pueden condicionar alteraciones en la boca tales como: aparición de inflamación de las encías (gingivitis), e incluso por los cambios metabólicos y alimentarios del periodo de embarazo, aumentar la susceptibilidad de aparición de caries (disminuye el Ph salival y la inmunidad de los tejidos periodontales, se producen cambios en la flora bucal…). Por todo ello siempre que el embarazo sea planificado, lo ideal será que la mujer acuda a revisión en las semanas previas para curar todas las posibles lesiones bucales de las que sea portadora, con el fin de llegar al embarazo en las mejores condiciones posibles. Los estudios han demostrado que el riesgo de gingivitis y periodontitis esta aumentado durante el embarazo. Además en casos en los que la madre sufre de enfermedad periodontal de moderada a grave, podría llegar a producirse un parto prematuro y el nacimiento del niño con bajo peso (Offenbacher S, Katz VL,Fertik GS et al. Periodontal infection as a risk factor preterm low birth weight.J Periodontal.1996; 67:1103-13; Jeffcoat MK, Geurs NC, Reddy MS, Cliver SP, Goldenerg RL, Hauth JC. Periodontal infection and preterm birth: results of prospective study. J Am Dent Assoc. 2001 Jul; 132(7): 875-80.) Si bien, los embarazos no siempre se planifican, deberá tenerse en cuenta que existen periodos más o menos adecuados para la realización del tratamiento dental. Durante el embarazo el periodo crítico es el del primer trimestre, que es cuando cualquier alteración puede hacer inviable la consecución del mismo. Por tanto, suele ser el periodo donde se deben de extremar las precauciones y los tratamientos deben ser muy cuidadosos. Las medicaciones que puedan ser necesarias deberán ser consultadas previamente con su médico de cabecera o ginecólogo y estimar cuales son seguras o donde existe mejor balance riesgo/beneficio.Mención aparte merece la alteración de los tejidos blandos, conocida como épulis del embarazo. Se trata de una pequeña tumoración de tamaño variable, de origen controvertido que presenta un color rojo azulado y puede sangrar y que puede asustar por su crecimiento y aspecto tumoral. Se trata de una tumoración benigna que no debemos confundir con cáncer, y que aparece en los primeros estadios de la gestación. Suele asociarse con mala higiene y puede ser única o múltiple. Un buen control periodontal y de la higiene oral en casa deberá ser suficiente para la prevención de su aparición.Los dolores agudos de causa endodóntica (por afectación del nervio), suelen percibirse y tratarse como urgencias. Habitualmente el llegar a estos casos es por caries no tratadas a su debido tiempo y que durante este periodo se agravan. Tradicionalmente este tipo de afectaciones se trataba de la forma más drástica (efectiva eso si), que era la extracción de la pieza dental. En la actualidad, la actitud debe ser más conservadora. El mayor inconveniente para la realización de un tratamiento de conductos es la necesidad de realizar radiografías del diente afectado lo cual esta contraindicado durante el embarazo (principalmente durante el primer trimestre). El uso de aparatos de medición cada vez más fiables, nos sirve para poder realizar el tratamiento de conductos con mayor seguridad. Si bien la radiografía de confirmación es imprescindible, en estos casos nuestra actitud es la de realizar el tratamiento y colocar “curas” de una pasta desinfectante (hidróxido de calcio) en los conductos, recambiándola cada 3 meses (tiempo máximo en el que se reabsorbe dicha pasta), hasta llegar a término el embarazo, momento en el que se realizaran las radiografías pertinentes y se acabaría el caso. Podemos resumir por tanto, que los mejores cuidados que puede tener una madre durante el embarazo, son los controles buco dentales y profilaxis profesional, previos, siempre que sea posible; cuidar la nutrición durante el embarazo en consulta con su ginecólogo, una higiene meticulosa (no obsesiva), usando preferiblemente pastas fluoradas, y el control de la medicación sistémica siempre en consulta con el especialista y nunca por iniciativa propia.-Lactancia:Una vez llegados a término llega el periodo de lactancia. La lactancia materna, siempre que sea posible, es la mejor de las formas de alimentación para el bebe durante los primeros seis meses. La leche materna (calostro) contiene además de los nutrientes necesarios sustancias de defensa (inmunidad) maternas que son transmitidas al niño y ayudan a la formación de sus defensas.Como sucede en el embarazo (la madre transmite al niño los nutrientes mediante el cordón umbilical, así como le llegan algunos fármacos tras ser metabolizados), ahora será la leche materna la forma de transmitir los nutrientes, pero además supone una posible vía de secreción de fármacos metabolizados. Existen fármacos compatibles con la lactancia y otros con riesgo de causar trastornos al bebe, por lo que una vez más se deberá consultar cualquier tipo de medicación con el especialista. Sobre los seis primeros meses comienzan a aparecer los primeros dientes en el bebe, lo que produce un aumento de salivación (babeo), enrojecimiento y posible inflamación de las encías del niño que se mostrará inquieto y molesto. En ocasiones puede ser causa de aparición de fiebre. Para estos casos existen unos mordedores que se enfrían y pueden servir para calmar al niño (no deben contener PVC). En raras ocasiones puede llegar a nacer un niño con dientes ya en boca (dientes connatales) o cuya erupción sea muy temprana (neonatales). El principal problema es que suelen ser de mala calidad y además pueden causar daño al pecho materno durante las tomas de pecho. En estos casos habrá que valorar si es mejor su extracción.La higiene oral del bebe debe comenzar con la erupción de los primeros dientes. De esta forma la primera higiene podrán realizarla el padre o la madre tan solo con una gasita humedecida en agua o suero y realizando un suave masaje en las encías para eliminar restos bacterianos. Conforme el niño vaya creciendo serán los padres los responsables de inculcarle unos correctos hábitos de higiene que si se hacen desde pequeño es más fácil que se conviertan en rutinarios y no supongan un esfuerzo adicional para el niño. Las madres deberán de evitar en todo momento que el niño duerma con un chupete impregnado en azúcar o sustancias dulces ya que podrían causar graves caries en el niño. Evitar biberones azucarados por las noches. El control de hábitos nocivos será también fundamental para que se consiga un correcto desarrollo de los maxilares, por lo que la alimentación materna no deberá prolongarse más allá del año y medio o dos años. El niño debe pasar progresivamente a una deglución adulta para un correcto desarrollo de su anatomía facial.Similar caso sucede con el chupete, que no deberá mantenerse por encima de los dos años, ya que dificultaría el correcto desarrollo anatómico y supondría la aparición de malposiciones en los dientes, lo que podría repercutir en la dentición adulta.

Embarazo y lactancia